Nos encontramos dentro de una crisis socioeconómica más profunda que cualquiera otra conocida hasta ahora. Estamos viviendo tiempos muy singulares tanto en la sociedad general como en la política. La crisis económica está destapando otras más profundas en los ideales, las creencias, el pensamiento, los valores y la identidad. Para ser pues democráticamente congruente no basta con el simple hecho de depositar un voto sin más, sino que hay que colaborar en el resurgimiento. Éste es el objeto de este escrito:


RAÍCES DEL DERRUMBAMIENTO SOCIOECONÓMICO


   El tema de las hipotecas “sub prime” ha sido sobre todo una manera de darle un empujón al iceberg cultural, para verlo en profundidad. Resulta dudoso que los bancos les presten un dinero a los pobres, que no podrán devolver.

   El derrumbamiento socioeconómico actual comenzó a echar sus raíces más características en la crisis del petróleo de 1973. Bastó una subida del precio del petróleo para que quedara en entredicho la solidez de la cultura occidental.

  Emergieron de lo profundo y quedaron al descubierto las consecuencias aberrantes del desarrollismo incontrolado occidental: tensiones en la demanda de materias primas, deterioro incontrolado del medio ambiente, desequilibrio de la población mundial, carencia de doctrina para la estanflación económica, etc.

   Lo más estremecedor fue, no obstante, comprobar lo que estaba de arraigada la bestia consumista. Se prefería morir, como especie, en una guerra nuclear antes que rebajar los niveles de consumo. También se destapó la crisis de valores; se creía en muy poco. Hemos llegado ahora a que las raíces culturales están escapándose espiralmente fuera de control.

 

  undefined                   undefined                                                                                                                           

                             Extracción petrolífera.                                                                     Reserva Federal.

                 

EL FRACASO DEL MODELO POLÍTICO – TECNOLÓGICO


   Fueron previstos en mi libro de Macroeconomía, (con 1ª ed. en 1986), los fundamentados pesimismos existentes en aquella época entre los diversos investigadores sobre ”el derrumbamiento de la estructura económica mundial a mediados del S. XXI”. Aquél se ha acelerado en la actualidad (2001-16) porque se han añadido nuevas causas desestructuradoras. Se citan también en el libro algunas soluciones concretas así como las siguientes directrices:

”Triple cambio: tecnológico, político y revolución en la conciencia. (E. F. Schuhmacher)”.

”…los cambios no pueden provenir ni del conservador obtuso ni del reformador ingenuo sino de las personas que piensan y que están situadas en los estamentos científicos y pedagógicos. (J. K. Galbraith)”.

   Adopté entonces la vía de investigación de revolución en la conciencia para generar el cambio, motivándome además el reto universitario de Galbraith, debido al fracaso de los cambios tecnológicos y políticos, que se emprenden.

   Estoy trabajando en esta línea de investigación más de 30 años para ofrecerla en el momento actual que se necesita.

   (Dicha reorientación me supuso un coste, que asumí sin dudas. Tuve que dejar mi representación de España en la “Working Commission” de la institución mundial de “Building Economics”, en la que se encontraba la élite de mi especialidad profesional en Economía de la Construcción. Gozaba en aquélla además de gran reconocimiento).

HACIA UNA SOCIEDAD NUEVA

   Nos encontramos pues inmersos en un proceso de Derrumbamiento Socioeconómico de la Sociedad de Alto Consumo en Masa (1920-….), considerada por W.W Rostow como la 5a Etapa Económica Histórica de la Humanidad, así como en el del sistema político de democracia partitocrática que la sustenta. Estamos viendo que no sabemos afrontar dicha situación y que sus consecuencias son desconocidas.

   Es imprescindible, por tanto, una perspectiva del pensamiento nueva que nos guíe en el tránsito y establecimiento de la siguiente 6ª Etapa Económica Histórica de la Humanidad, a la que denomino Cosmosociedad. No sirven las políticas para retornar al pasado; aún peor, desvían más al presente.

   La Cosmosociedad es sentimiento profundo de la especie humana; es la sociedad nueva a la que aspiramos desde el fondo de nosotros mismos y que la rechazamos también, porque se cree que no se puede alcanzar. Para nosotros sí que será posible, porque será nuestro guía el Alfabeto del Pensamiento, cuyo contenido aparece en mi página Web www.cosmosociedad.es; también se encuentra allí el archivo de Cosmosociedad con 39 páginas. ¡Si no se vive la utopía, la sola “praxis” nos degenera!

MÉTODO PARA LA REVOLUCIÓN EN LA CONCIENCIA

   Hay que tener claro, que son los sentimientos, los pensamientos y los valores de esta cultura los que destruyen a esta misma sociedad que los crea. Si seguimos utilizando las mismas estructuras de sentimientos, de pensamientos y de valores para solucionar los problemas que ellos mismos han creado, estos aumentaran exponencialmente, como de hecho está sucediendo. Es necesario que haya Revolución en la Conciencia (RC), con sentimientos, pensamientos y valores distintos, para emerger desde esta decadencia a un mundo nuevo.

   La RC que se propone en mi página Web no pretende ni modificar ni mejorar las normas rechazables de esta sociedad, que es lo que sí hacen algunos “reformadores ingenuos”, pues estos absurdamente les aplican el mismo sistema de pensamiento que las ha llevado precisamente a que sean rechazables. El resultado, en este caso, es que las antiguas normas se reproducen en las nuevas, que son las mismas, pero con otro estilo. Nada cambia entonces sustancialmente y pasa como con los cristales del caleidoscopio, que “dan vueltas y vueltas siendo siempre lo mismo”.

   Lo que sí se pretende con la RC es cambiar el enfoque y la luz de tu mirada interna, que son los que generan tu pensamiento. Será tu nuevo pensamiento el que transforme posteriormente el mundo, pues éste se ve y se construye según es el pensamiento que lo mira; aquel nuevo pensamiento tuyo será el que transformará tu vida. No quieras ya “tomar la Bastilla”, que cambió los sujetos sociales, pero manteniendo sus diferencias: al campesino le sustituyó el proletario y al noble el burgués.

   undefined                                     undefined                                                                                                                                                 

Siempre son los mismos cristales.  Toma de la Bastilla y derrota por las masas de lo que esencialmente es el Liberalismo.

Estos son tiempos para generar grandes entendimientos. No caigamos en el error de las liebres de la fábula de Samaniego.

   Un fuerte abrazo

   Prof. Dr. J. Jesús Lidón Campillo.