Se manifiestan las siguientes dimensiones en la Conciencia Humana: Personal, Social, Cósmica y Absoluta. Iremos viendo posteriormente: cómo aquéllas han ido apareciendo en la evolución humana; la desviación evolutiva que ha producido su asimilación; las actuaciones culturales necesarias para corregir aquella desviación.

   ETAPAS EN LA MANIFESTACIÓN DE LA CONCIENCIA HUMANA

   En una etapa inicial los homínidos fueron sensibles a la Dimensión Personal de la Conciencia Humana y concibieron: la paternidad, los parientes, la familia, la enseñanza, uniones a veces estables, el arte, la paz, etc.

   Evolucionaron también socialmente y, debido a la Dimensión Social de la Conciencia, crearon: los gobiernos, las leyes religiosas y sociales, la guerra, los tribunales y las cárceles, el culto funerario, etc. Los homínidos se consideraban así miembros de una sociedad determinada.

   Surgen no obstante las siguientes contradicciones en cada homínido: por una parte siente a su propia manera su dimensión personal lo que limita sus relaciones con los otros homínidos de su entorno; igualmente le ocurre con su dimensión social, que no coincide con la de los otros homínidos de su grupo social.

   Todo lo anterior ha llevado históricamente a la necesidad de que exista un orden social conjunto, pero también a que no es asumido por todos. Surgen entonces los Gobiernos Sociales con una gran proporción de elementos coactivos para imponer el orden. El Estado Intervencionista en todos sus grados intenta por tanto tipificar a los homínidos para homogeneizar las demandas generales, lo que acaba asfixiando al sentimiento personal de libertad.

   LA APERTURA A LA DIMENSIÓN CÓSMICA

   En la actualidad nos encontramos en una tercera etapa, como consecuencia de la manifestación de la Dimensión Cósmica. Ya no pienso sólo en lo que me pasa a mí o en lo que acontece en mi país, sino que el pensamiento está abierto al conjunto de los habitantes de todos los países terrestres.

   Aparecieron y subsisten diversas ideologías globales, como el Liberalismo, el Comunismo y el Nacionalsocialismo; han habido guerras totales; investigamos la profundidad del Microcosmos y la del Macrocosmos; existen armas de destrucción total; hemos creado organizaciones y organismos internacionales; se han producido Bloques de Estados; se expande lo que se conoce como globalización; hemos alunizado y queremos amartizar; etc.

   Todo lo anterior es una visión total de la Tierra, e incluso más allá, que manifiesta la apertura de la Dimensión Cósmica de la Conciencia Humana. Aquella apertura tendría que haber sido maravillosa para la especie humana; pero no ha sido así. Ha tenido lugar sobre una base mental sociopersonal desviada de las fuerzas originales creadoras y transformadoras del cosmos.

   Estamos vagando abandonados en la superficie de la Tierra destruyéndonos y destruyéndolo todo. El resultado pues de dicha apertura está siendo el aumento exponencial y profundamente enrarecido de la desviación humana.

   Ésta es la situación: carecemos del sentimiento de especie humana propio de la Dimensión Cósmica; hemos transformado en egoísmo la Dimensión Personal; sólo divagamos en la Dimensión Social, dentro de un desorden general, estando atenazados por el miedo a formas sociales enrarecidas en las que pocos creen y que nadie se atreve a cambiar en profundidad, tal y como demanda la Dimensión Cósmica. La solución, que es cosmosociopersonal, se ofrece en mi página Web:  www.cosmosociedad.es  

 

 undefined         undefined                   

IMÁGENES (Ceuta) DEL DIVINO-HUMANO HÉRCULES  (La Mitología, como la parábola evangélica o el koan oriental, son discursos fingidos a través de los cuales se intenta transmitir una idea superior a lo que se está contando. A la Mitología no se la puede entender directamente, hay que intuir lo que hay más allá de lo que se lee).

   En la primera imágen Hércules es amamantado y de la leche derramada surge la Vía Láctea. Se significa así la apertura a la Dimensión Cósmica.

   En la segunda imágen Hércules derriba las columnas que lo "ataban" a la Tierra y eclosiona así en la Dimensión Cósmica.                                                                                                                    

TENEMOS QUE REACCIONAR FRENTE AL DERUMBAMIENTO GLOBAL

   Hay que mirarse puramente, por tanto, en la mirada nueva de la Dimensión Cósmica, por lo que hay que purificar la cultura sociopersonal mantenida desde el pasado. Lo más urgente en la Tierra es corregir la desviación retornando a la pureza de las fuerzas originales creadoras y transformadoras.

   Es necesario para sobrevivir abrirse esencialmente a las influencias mentales y somáticas de la Dimensión Cósmica. Si no se hace así, se multiplican los trastornos psíquicos y proliferan las enfermedades degenerativas. Es en vano querer corregir la desviación actuando sobre sus efectos, como de hecho se está haciendo; hay que actuar sobre las causas originales. La evolución de la vida nos obliga: o se avanza o se desaparece.

   La situación se agrava aún más ya que nuestra apertura se ha extendido más allá de nuestra visión cósmica. Hablamos de branas que contienen universos como el nuestro, pero nuestra intuición concibe además conjuntos de branas. Se constituyen así multiversos según la intuición científica, lo que nos hace pensar que también nos estamos abriendo imprudentemente a la Dimensión Absoluta.

   Hay que unificar e integrar, en principio, lo siguiente: el caos personal de la Dimensión Personal, el orden social de la Dimensión Social y el caos cósmico de la Dimensión Cósmica. El nuevo pensamiento integrado es cosmosociopersonal. Tenemos que desintegrar pues todos los subproductos personales y sociales para ser purificados en la mente individual y colectiva. Sólo así podremos abrirnos propiamente a la Dimensión Cósmica y vislumbrar acertadamente la Absoluta.

Es necesario desandar parte del camino andado y volver a empezar.

Podremos así recorrer el camino hacia la Cosmosociedad.

Sólo quienes tengan el nuevo pensamiento puro emergente

acceden a la Dimensión Cósmica y son verdaderamente libres.

Esto no es una utopía, es la verdad del mensaje cósmico a la Tierra.